Beneficios Duchas Spa

De todos es sabido que nuestra piel se compone de un sistema nervioso muy sensible a factores externos, como pueden ser los cambios de temperatura de frío a calor, el dolor… Cuando recibimos agua directamente sobre nuestra piel, ya sea muy fría, caliente o templada, desde diferentes distancias, con presiones… se producen efectos notables en la piel: hidratación, reactivación de la circulación… e incluso efectos que inciden directamente en las dolencias físicas que podamos padecer.

Así, una de las formas más populares en los spas de aplicar las aguas para provocar reacciones positivas en nuestro cuerpo es a través de las duchas y, por eso, en la actualidad existe una gran variedad de tipos, cada uno con una función determinada. A continuación, voy a explicarte en qué consiste cada una de ellas:

Ducha escocesa

Este tipo de ducha consta de un grifo a presión superior y de otros  laterales para alcanzar más fácilmente todas las áreas del cuerpo y, sobre todo, en aquellas donde podamos sufrir alguna dolencia.

El tiempo estimado que se aconseja estar bajo esta ducha es de en torno 3 minutos y, normalmente, ya viene incorporado un mecanismo accionado por un botón que nos limita el tiempo que debemos permanecer en ella. Cuando estemos recibiendo el agua a presión sobre nuestro cuerpo, sentiremos en un principio un efecto térmico provocado por el impacto del agua, que a su vez, nos irá masajeando las distintas zonas. Debemos evitar que esos chorros nos impacten en zonas delicadas o más frágiles para evitar cualquier daño.

Además, es ideal para personas con problemas circulatorios, piernas cansadas, hormigueos…, con contracturas localizadas, o con acumulación de grasa en ciertas zonas, como la celulitis, ya que la presión ablanda la grasa y ayuda a que no se siga apelmazando.

Ducha masaje

Si, tal y como te imaginas: se trata de una fusión entre una ducha y un masaje simultáneamente. En este caso, el usuario se halla tumbado en una camilla especial mientras se le realiza el masaje y se le va aplicando el agua. Si la aplicación del agua y la ejecución del masaje las llevan a cabo el terapeuta de forma manual, se trata de una ducha masaje al uso, pero si en lugar de ser este el que aplica el agua, esta cae a través de una hilera de teléfonos de ducha que rocían el cuerpo de la persona que recibe el masaje, de denomina Ducha Vichy.

Este tipo de duchas es ideal para todas aquellas personas que sufren de alguna dolencia muscular, sobre todo en la zona de la espalda, donde más se acumula el estrés y la forma de vida ajetreada que llevamos en el día a día.

Ducha a presión

A diferencia de la Ducha Escocesa, la Ducha a presión no suele formar parte de los circuitos termales, ya que la aplicación del agua requiere de un espacio determinado donde un terapeuta pueda aplicar mediante una manguera de presión elevada el agua sobre el usuario. El principal objetivo del tratamiento es producir un efecto beneficioso en los sistemas linfático y locomotor, generando de forma instantánea una sensación tonificante.

El tratamiento debe realizarse a una distancia de 3 o 4 metros y con una manguera preparada para ejercer una fuerte presión sobre el cuerpo. Esto provocará la movilización de los tejidos musculares, generando un efecto relajante y de bienestar en todo el cuerpo.

Ducha termal

Las Duchas termales solo se pueden encontrar en los balnearios, que cuentan con aguas mineromedicinales. Así, se trata de una ducha desde donde emanan chorros de agua termal que se dirigen a distintas zonas del cuerpo, alternando agua fría y caliente. Resultan realmente beneficiosa para aliviar dolencias de lumbalgia, dolores musculares y de la zona de la columna. Igualmente, el efecto relajante es otro de sus principales atractivos, ya que aparte de mejorar dolores, aporta calma y elimina el estrés.

Ducha circular

Aunque puede que no estemos tan acostumbrados a verlas, las Duchas circulares se componen de una caja torácica con aros metálicos perforados en forma de semicírculo y con chorros que salen desde ahí, con una distancia equitativa entre ellos y con un teléfono de ducha en la parte superior. Del chorro emana tango agua caliente como fría, e incluso bitérmica, es decir, que aprovechando la circularidad, para, por ejemplo, impactar chorros de agua fría sobre la zona de las piernas y en el resto del cuerpo agua caliente.

Este sistema es ideal para dolencias reumáticas, circulatorias, para curas de adelgazamiento, eliminación de grasas… ya que los chorros a presión con masajes circulares ayudan a disminuir la cantidad de grasa.

Ducha pulverizante

Como su propio nombre indica, está compuesta de distintos pulverizadores en el techo y los laterales que van creando un ambiente de agua nebulizada, a modo de selva tropical. La sensación es refrescante y aislante, lo que ayuda a aliviar tensiones y estrés.

Ducha con aromaterapia

Este tipo de duchas se parecen externamente a las que podemos disponer en nuestras casas, aunque pueden tener más jets laterales y la alcachofa ser mucho más amplia. En líneas generales, el agua suele emanar a temperaturas más bien calientes que ayudan a liberar los aceites naturales y esenciales extraídos de plantas, flores, hierbas… que se encuentran diluidos en el agua.

Su gran beneficio es la paz y relajación que aporta a nivel mental y emocional, ya que ese instante de aislamiento bajo el agua y la envoltura de aromas contribuye de forma determinante a la liberación del estrés acumulado. Además, también alivia afecciones respiratorias y produce efectos anelgésicos y antiinflamatorios debido a las propiedades de los aceites.

Ducha con cromoterapia

A través de esta ducha se estimulan las sensaciones para aliviar el estrés y mejorar el estado de ánimo. Normalmente, estas duchas suelen alternar colores, que aportan determinadas cualidades según sus tonalidades.

Ducha bitérmica

Las duchas bitérmicas suelen disponer de teléfono de ducha en el techo y también jets laterales a diferentes alturas con distintos tipos de presiones y temperaturas. De forma general, suelen ir alternándose chorros de agua fría y caliente para favorecer la circulación sanguínea y la presión de las arterias.

Fuente de hielo

Aunque no se trate de una ducha bajo la que introducir el cuerpo, forma parte de las duchas al uso que se pueden encontrar en los circuitos spas. La estructura consiste en un dispensador de hielo en escarcha que va cayendo mediante un tubo superior en una especie de fuente, de donde puedes recoger la escarcha y aplicarla por tu cuerpo, a modo de exfoliante y tonificador. Aún resulta más efectivo cuando se complementa con la sauna, ya que los contrastes de frío y calor reactivan el cuerpo.

Cubo de agua fría

A diferencia de la ducha tradicional, el teléfono superior ha sido sustituido por un cubo de madera o metálico que cuenta con un tirador que el usuario debe accionar cuando se encuentre justo debajo del cubo y que el agua caiga directamente sobre todo su cuerpo, impactando el agua fría de forma inmediata.

 

Artículos relacionados

Beneficios del Pediluvio

Beneficios del Baño Turco

Por | 2019-10-09T16:22:34+00:00 11 de abril de 2019|Wellness|

Acerca del autor:

Cliente habitual de centros de spas y thalasso. Apasionada del mundo wellness y redactora de contenidos sobre bienestar y cuidado personal. Para un día perfecto: jacuzzi con burbujas, chocolaterapia y un healthy brunch.